Ruidos de verano.

Cada verano, como diría Camilo sexto, se repite la misma historia: entre el calor y la música al otro lado de la pared, descansar se vuelve imposible. ¿Y si en lugar de soñar con una inmensa pared de corcho a prueba de vecinos ruidosos usamos la ley, a través de la Comunidad de vecinos, para disfrutar de un tranquilo verano?

Por sus ruidos los conocereis: no es una cita bíblica, sino una máxima de verano. Podemos tener vecinos que a lo largo del invierno apenas nos recuerdan su existencia y, de pronto, el calor nos hace adivinar sus gustos musicales por la mañana (muy temprano), la cantidad de niños que habitan y corren en esa casa por la tarde y sus gustos televisivos por la noche, cuando parece que escucharan la tele, que está en la sala, desde la cocina. 

¿A quién podemos quejarnos? Una mediación amistosa a través de la Comunidad de vecinos es siempre la primera opción. Pero, si esta medida no funcionara o solo es efectiva unos pocos días, debemos recordar que los niveles de ruido en las comunidades de vecinos están regulados por ley y es parte de la convivencia conocer cuales son nuestros derechos y cuales las obligaciones de los vecinos “sonoros”

Empecemos por las competencias. Cada Ayuntamiento regula los límites máximos en cada  población, distrito o ciudad, y esto se realiza mediante Ordenanzas Municipales. Por tanto, lo primero que haremos será  pedir  essa información a nuestra Comunidad o entrar en la página web del Ayuntamiento y solicitar la información de las Ordenanzas Municipales sobre Ruido para saber si nuestra queja es justa y será atendida y cómo debemos proceder.

¿Es una vivienda colindante, o es el local comercial de los bajos del edificio? ¿Es zona residencial? ¿El ruido que llega es del lado de la pared de nuestro dormitorio, o colinda de nuestra sala de estar? ¿En qué horarios se hacen esos ruidos molestos?

Debemos tener en cuenta si son en horario nocturno, si se realiza o no en periodo de fiesta patronal, o en festivo. ¿Sobrepasa los límites marcados por el Ayuntamiento? ¿Durante cuanto tiempo? Todos estos datos, y alguno más, nos lo pedirán cuando detallemos la denuncia o reclamación, sea  a la Policia o a nuestro Ayuntamiento. 

Una vez conocidos los límites que marca la normativa municipal, es necesario medir esos ruidos molestos. Entonces descubriremos que podemos usar el móvil no solamente para llamar indignados a la Policia, sino también para convencer a la Policia o al Ayuntamiento de que se realizan ruidos que son y deben ser denunciables.

Una sola muestra no basta

Un exabrupto musical lo tiene cualquiera y es probale que no prospere nuestra reclamación. Debemos, pues, presentar una lectura de ruidos a lo largo de los días, incluyendo horarios y tiempo de duración. Desde el móvil podemos contar con múltiples aplicaciones donde constará la hora de emisión, los decibelios alcanzados y desde cuándo y hasta cuándo se produjeron.

Si utilizas Android, debes buscar la aplicación Sound Meter que permite medir los ruidos según sus propios gráficos y guardar un archivo histórico sobre los días y las horas en que se sobrepasaron las medidas permitidas. Esto será muy útil cuando hablemos con nuestro vecino a través de la Comunidad o cuando presentemos una reclamación en el Registro general del Ayuntamiento o cuando nos acerquemos a la Policia local para explicarles nuestro problema y pedir ayuda.

Si cuentas con Iphone, debes buscar la aplicación Sonómetro que en general cuenta con las mismas aplicaciones de Android pero sin gráficos. Solo tendrás registro de día y hora, minutos y decibelios en texto. Pero resultarán igualmente válidos para la denuncia o reclamación que quieras hacer

Es recomendable, antes de ponerte en contacto con las fuerzas fuerzas del orden, hacer un último esfuerzo de mediación a través de la Junta de Propietarios -y poner, de paso, a otros vecinos de tu lado- colocando carteles en ascensores y pasillos indicando la normativa de ruido que se está alterando en el edificio. Nadie podrá decir después que el que avisa es traidor.

Si finalmente llamas a la Policia…

Debes contar conque el vecino o vecina deje de subir el volumen de la música alertado por las luces azules con las que llegan los guardianes del orden y tranquilidad nocturnos. Por eso es tan importante contar con los registros históricos para explicar a los agentes que esto no es un episodio aislado sino un habito de comportamiento que debe cortarse para evitar riñas y malestares en la comunidad. Mejor actuar a tiempo.

¿Aún tienes dudas?

Artículos relacionados

No se encontraron resultados

La página solicitada no pudo encontrarse. Trate de perfeccionar su búsqueda o utilice la navegación para localizar la entrada.